Cómo tener la actitud comercial correcta para ser un vendedor de éxito

Actitudes positivas de un vendedor de éxito

Las actitudes positivas se contagian en un equipo de ventas. 

Trabajar como comercial o pertenecer a un equipo de ventas tiene un alto nivel de exigencia. En este tipo de trabajos se está en primera línea y se juega el papel primordial para la empresa de cerrar ventas, es decir, de conseguir los ingresos.

La actitud para las ventas es la clave del éxito de un buen vendedor. Para afrontar los desafíos diarios en ventas y alcanzar los objetivos fijados, se necesita de una mentalidad correcta. De esta manera, se puede lidiar con las dificultades que se presentan en las interacciones con los clientes y en los contratiempos del día a día del comercial (reuniones canceladas, mejores ofertas de la competencia, problemas con los productos y servicios, incidentes en los envíos, etc.).

Por qué la actitud es importante en un vendedor

Tener una buena actitud comercial es un requisito indispensable para cualquier vendedor de un equipo de comercial. Con la mentalidad y actitud adecuada se pueden superar los obstáculos y situaciones habituales a las que se enfrenta un comercial en su trabajo.

Una mentalidad positiva y una buena actitud a la hora de afrontar su trabajo, permite a un vendedor superar situaciones como:

  • Evitar estancarse cuando se alcanzan los objetivos mínimos.
  • Superar con éxito periodos donde las ventas bajan o no se consiguen los objetivos deseados.
  • Afrontar los momentos donde la motivación no es la adecuada o no hay motivación.
  • Superar dificultades extras, como productos difíciles de vender, entrada de un competidor fuerte en el mercado, cambio de zona de ventas o dificultades de venta por precio o calidad, entre otras.

Aptitud vs actitud comercial

Para ser un buen vendedor es importante disponer de las aptitudes adecuadas como un buen nivel de comunicación, capacidad organizativa, conocimientos financieros, facilidad de negociación y persuasión, e incluso creatividad y un buen nivel de extroversión.

A pesar de que un vendedor disponga de todas estas aptitudes comentadas, sus resultados no serán buenos si su actitud no es adecuada. Las aptitudes de un vendedor son indispensables en un perfil de ventas, pero la mentalidad ganadora y una buena actitud comercial son las claves para alcanzar el éxito.

Para un buen vendedor no basta con tener unas aptitudes excepcionales para cerrar ventas, cumplir con los objetivos y mejorar el rendimiento comercial, también es necesario afrontar su trabajo con una buena actitud comercial y con mentalidad positiva.

Cómo mejorar la actitud de un vendedor

La mentalidad en el mundo de las ventas es un elemento diferenciador que permite a un comercial superar negociaciones complicadas, llegar de forma más eficiente al cliente, disfrutar de su trabajo y cerrar un mayor número de ventas.

A continuación, ofrecemos tres recomendaciones para mejorar la actitud comercial y conseguir esa mentalidad exitosa que todo vendedor necesita.

Tres recomendaciones para conseguir una actitud comercial exitosa

Las malas actitudes como vendedor son:

  • Actitud victimista. Esta actitud comercial tiende a centrar al vendedor en el centro de todos los problemas, como si fuese un imán que atrae siempre las peores situaciones. Es habitual que en este tipo de actitud se realicen preguntas del estilo, «por qué siempre a mí«. Es importante evitar este tipo de actitud porque los clientes huyen de esta clase de vendedores.
  • Actitud negativa. Cuando siempre se ve el vaso medio vacío, es decir, el lado negativo de cualquier situación. Se trata de una actitud comercial que se contagia fácilmente entre los distintos vendedores de un equipo y que tiene consecuencias directas en la pérdida de clientes y descenso de las ventas.
  • Actitud derrotista. Cuando un comercial se da por vencido a las primeras de cambio se está ante una actitud derrotista. Ante cualquier dificultad en el proceso de venta se tiende a rendirse y no hacer ningún esfuerzo extra por superarlas. Esta actitud es muy habitual en muchos comerciales, que no tienen en cuenta que para conseguir un sí, hay que pasar por algunos no.

La actitud de un vendedor influye de forma directa sobre sus resultados y en el tipo de relación que establece con los clientes. Tener las actitudes comerciales adecuadas para afrontar el día a día del proceso de ventas es fundamental para superar dificultades, encontrar motivaciones y obtener mejores resultados.

Si se evitan las actitudes negativas habituales en ventas, se mantiene en todo momento un enfoque positivo y se tiene un conocimiento profundo del producto o servicio que se vende, se podrá lograr la mentalidad correcta para manejarse con éxito como vendedor.